Denuncias sobre la Salud Pública cubana

12.04.2007 13:57
avatar  ( gelöscht )
#1 Denuncias sobre la Salud Pública cubana
avatar
( gelöscht )

Recibí orientaciones de escribir denuncias sobre la Salud Pública cubana para transmitirlas por Radio "Martí".

¿Qué tipo de denuncias?

Pedro: Los problemas epidemiológicos, por ejemplo. En esos días había un brote de conjuntivitis hemorrágica y a eso le enfilaron los cañones. Siempre buscábamos algún punto crítico de la realidad y lo sobredimensionábamos.

¿Salían por Radio "Martí", en su voz?

Pedro: No. Yo las redactaba y Santiago Montes u otro de los jefes las leía a nombre suyo. Luego conciliaron entre ellos buscarme un seudónimo para no quemarme, y ahí aparecen mis varios nombres de "guerra": Arturo Pérez, Pedro Arturo, Arturo Pérez Medina, Pedro Arturo Véliz Pérez.

Precisamente una de estas denuncias me permitió conocer a quien se presentaba como el presidente del Colegio Médico de Cuba.

¿Quién era?

Pedro: Augusto Madrigal Izaguirre, un médico sancionado por corrupción. Cuando salió de prisión, contactó con los grupos contrarrevolucionarios. Él conocía a Rafael Santiago, a Héctor Maceda Gutiérrez y a Osvaldo Alfonso Valdés, los otros "presidentes" del Partido Liberal.

¿Cuál era el objetivo del Partido Liberal?

Pedro: Esta gente no era ni mucho menos lo patriota que decía ser. Su verdadera línea política estaba orientada a salir del país y a tener protagonismo para obtener dinero de Estados Unidos, que luego se embolsillaban. Justo por eso el Partido Liberal terminó como la fiesta del Guatao. El dinero separó a Maceda y a Osvaldo Alfonso de Rafael Santiago.

¿Y usted qué hizo?

Pedro: Seguir a Rafael Santiago, que se fue para la Corriente Liberal. Ni se imaginan cuánto tuve que estudiar en aquella etapa para estar al día en torno al liberalismo europeo, la socialdemocracia y otros temas por el estilo.

Ana Rosa: En el cargo de presidente había estado la neurocirujana Hilda Molina, pero no dio la talla porque sufre de una paranoides extrema: ve en todo el que se le para delante a un agente de la Seguridad. La sustituyó la doctora Iraida de León, que tenía un corte muy provocativo, como el de Oscar Elías Biscet. Luego, Augusto Madrigal, algo más moderado. Y finalmente, estuvo Pedro, aún más moderado que el anterior.

¿Cuándo lo nombran presidente del Colegio Médico?

Pedro: Madrigal fue enviado a Chile por Timothy Brown, un agente de la CIA confeso, con fachada de diplomático de la SINA. Brown creó las condiciones para que el presidente del Colegio contactara con el hermano de Brown, que era diplomático en ese país. La misión era reunirse con profesionales chilenos para que respaldaran a los médicos cubanos "disidentes", y exigieran elecciones libres en Cuba y respeto a los derechos humanos.

El proyecto estrella de esta institución "humanitaria" era Despertando Sonrisas.

¿En qué consistió?

Pedro: Pretendía sacar a niños enfermos del país, con un acompañante, madre o padre, y darles tratamiento quirúrgico en el exterior.

¿Qué tenía de malo?

Ana Rosa: Fíjense qué idea más "humanitaria". Dice aquí: "Objetivo principal del proyecto: Realizar intervenciones quirúrgicas a niños cubanos entre 0 y 15 años, que no puedan realizarse en su país y que no requieran tratamiento posterior o, si este fuera necesario, se pueda realizar en Cuba." Y más adelante: "No nos hacemos cargo de los casos crónicos. No se admitirán casos de oncología ni trasplantes." ¿Se dan cuentan? Pondrían curitas y harían de eso una enorme publicidad. Por otra parte, no solo estaba lejos de ser un proyecto "humanitario", sino que escondía fines de lucro y una evidente maniobra política.

¿Qué otras organizaciones gravitan en torno a la Fundación "Elena Mederos"?

Pedro: La Fundación Hispano Cubana, la Fundación Nacional Cubano Americana, el Miami Medical Team Foundation (MMTF), Physician's Association Clinicals, Hospitals and Annexs (PACHA), también de Miami. Tuve contacto con directivos de todas estas organizaciones y con muchos de ellos participé en varios programas de Radio "Martí", donde también estuvieron Lincoln Díaz-Balart, el cura Francisco Santana, Manuel Alzugaray y otros. Toda la camada sentada a la misma mesa.

¿Cómo llegó Despertando Sonrisas a Cuba?

Pedro: En dos ocasiones enviaron emisarios. La idea original era habilitar un número telefónico en una iglesia, con una persona las 24 horas del día, de manera que el que llamara pudiera recibir también consejos espirituales. Dejaron dinero para que pudiera realizarse un puente telefónico con España o Estados Unidos, cada cierto tiempo.

¿Vino alguien a chequearle la tarea?

Pedro: Dos españoles. Visitamos varias provincias.

Pedro: Teníamos el deber de desestimular aquel engendro. ¡Imagínate otro Peter Pan y con niños enfermos! En el tiempo que estuvimos en el Proyecto Despertando Sonrisas, hacíamos los recorridos, las historias clínicas —casos reales—, pero con características que sabíamos que ellos no iban a aceptar, los que necesitarían una atención post-operatoria.

http://www.ain.cu/libro/pedroana/pedroana3.htm
-------------












 Antworten

 Beitrag melden
Seite 1 von 1 « Seite Seite »
Bereits Mitglied?
Jetzt anmelden!
Mitglied werden?
Jetzt registrieren!