#1 Hay dios mio! von Tomas Coyote 26.10.2001 10:27

Un pueblo convertido en bestias
Quien ve a mi pueblo hoy no duda en decir que somos unas bestias, ya que desde que nos levantamos vivimos como tales.

El otrora cubano, según los más viejos alegre, respetuoso, trabajador se ha convertido en un ser triste, incrédulo, individualista, un ser esclavizado, temeroso. Un ser que ha ido degenerando hasta convertirse en una bestia agresiva con sus hermanos y sumisa y temerosa para con su amo.

¿Cómo es su vida?

Su amo lo ha privado de todo, de su libertad de pensar y de expresarse y no sólo de esto sino que ahora lo ha privado de lo indispensable para vivir. El amo nos ha convertido en seres que no deben pensar y que deben actuar según él entienda que es mejor, igual que los judíos en los campos de concentración nazis, sólo que este campo es la isla y los nazis somos los unos con los otros. ¿Cómo nos permiten vivir?

A estas pobres bestias esclavizadas ya no se les permite desayunar. Se levanta antes del amanecer y si eres afortunado te tomas un sorbo de café y te lanzas a la calle a luchar un ómnibus para ir a trabajar. Se les ha privado de los medios de transporte y cunado hay, se debe convertir en lobo arrollando a todo el que se le ponga por delante para alcanzar el objetivo inmediato: la puerta de entrada de la guagua. No importa si atropella salvajemente en su paso a ancianos, mujeres, niños o enfermos.

Por lo general debes caminar 2,3 o 4 kilómetros para poder llegar a tu centro de trabajo.

Cuando logra llegar ya está extenuado y es tarde. Se pasa el día la mayoría de las veces sin hacer nada pues no hay contenido de trabajo y si hay ya no tiene deseos de hacer nada.

Se puede decir que se pasa el día como un carnero, pastoreando sin comer nada y si hay almuerzo éste es un alimento indigno aún de puercos.

Terminó la jornada de pastoreo (trabajo) y de nuevo a luchar, a volver a caminar muerto de hambre y sed, llegar al lugar donde cual lobo te abalanzarás al ómnibus.

Ahora, al llegar a tu casa tras 12 horas de angustia te encuentras:

No hay agua, no hay luz eléctrica, estás extenuado, hambriento y malhumorado. Tienes que calentar agua si tienes luzbrillante; te bañas bien si tienes jabón o dólares para comprarlo, pues el dinero que te dan como salario no alcanza ni para comer malamente.

Te calientas una comida de puercos, si eres afortunado y tienes porque lo que te da el amo sólo alcanza para 8 o 10 días a lo mucho, el resto del mes hay que inventar.

Al día siguiente la misma historia.

ESTA ES LA VIDA DE MI PUEBLO.

Ahora bien quien se atreva a levantar su voz para protestar abiertamente, ese gusano es acosado cual perro rabioso, se le margina, se le obliga a vivir encerrado en su casa o en el peor de los casos en una prisión donde se le golpea y se le da poco menos que nada para comer.

Ese cubano digno y muy valiente, pues hay que serlo para contrariar al amo, es marcado y perseguido cual judío en tiempo de nazis.

Por eso es que podemos decir que nos han convertido en bestias, lobos los unos con los otros, carneros y puercos para un gobierno tan malo o peor que el nazismo. Que nos ha hecho bestias incapaces de luchar por sus derechos y erguirse cual leones para derrocar esta ignominia en la que vivimos y expulsar a las sanguijuelas que nos chupan la sangre y nos esclavizan proclamando cínicamente que lo hacen en el bien del pueblo y en nombre del amor.

Hasta cuándo, Dios mío, seguiremos siendo bestias de corral, cuándo llegará el día que despertemos y expulsemos e esas bestias infames que nos oprimen y esclavizan.

Ojalá tenga fuerzas suficientes para resistir y llegar a ver ese día en que con orgullo podamos decir que somos cubanos libres.

Disculpen la perorata fueron sentimientos que plasmé en un momento lo bueno es que cada día son más las voces que se alzan en Cuba en contra del régimen.

Coyote